Diego Rossi Abogados

Solicitar cita o presupuesto sin compromiso

banner

¿QUÉ ES LA CLÁUSULA SUELO?

LA NULIDAD DE LA CLÁUSULA SUELO

Parte I

 

Tras la Sentencia de 21 de diciembre de 2.016 del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, en la que se declara la retroactividad de la nulidad de la cláusula suelo por considerarla abusiva, el tema ha vuelto a la más absoluta actualidad. Gracias a esta sentencia, los españoles podremos reclamar la nulidad de la cláusula suelo y que sean devueltas las cantidades que el banco hubiera cobrado de más por la aplicación de la cláusula suelo.


Muchos son los clientes que nos preguntan si tienen cláusula suelo en su hipoteca y qué pasos deben seguir para reclamar su nulidad.


Es muy importante acudir a un profesional especializado en derecho bancario y en cláusulas suelo para que pueda ofrecerle un servicio de calidad. En Diego Rossi Abogados somos especialistas en derecho bancario y en reclamación de cláusulas suelo, actuando en El Puerto de Santa María, Jerez de la Frontera, Cádiz y resto de la Provincia de Cádiz.

Por ello, para facilitar la comprensión de este asunto a nuestros clientes, resolveremos en varias entradas qué es la cláusula suelo, cómo saber desde cuando está siendo de aplicación, cuánto me han cobrado de más y qué pasos se han de seguir para reclamar. Sin olvidar los derechos de los consumidores en virtud del nuevo Real Decreto del Gobierno que regula la devolución de la cláusula suelo y que ya analizamos en este post.


En este primer post responderemos a la pregunta de

¿QUÉ ES LA CLÁUSULA SUELO?


La cláusula suelo, que también puede recibir otras denominaciones, es una condición que se ha venido incorporado en la mayoría de contratos de préstamo a interés variable de los últimos 15 años. Dos son los tipos de préstamo que podemos encontrarnos, los de interés fijo y los de interés variable. Los préstamos a interés fijo consistirán en una cuota fija que integrará capital e intereses calculados siempre bajo el mismo porcentaje. (Ejemplo interés fijo del 4%). Los préstamos a interés variable se calcularán en base a un interés de referencia que irá subiendo o bajando con el paso del tiempo en función del propio mercado. (Normalmente se le aplica además un diferencial, por ejemplo, interés variable + 1’25 %. Si el índice de referencia a enero de 2.016 estaba a 2’10 %, se aplicará un interés del 3’35 %; si al pasar un año, enero de 2017, el índice de referencia sube al 3’00 %, se aplicará un interés del 4’10 %; lo mismo ocurriría si bajara, por ejemplo al 0’50 % se aplicaría un interés de 1’75 %).

La cláusula suelo solo se aplica a los préstamos a interés variable. ¿Por qué? Veámoslo desde la propia cláusula suelo.

La redacción típica de esta cláusula es la siguiente: “en ningún caso, el tipo de interés aplicable al prestatario será inferior al tres enteros, cincuenta centésimas por ciento nominal anual. Su posición en la escritura se encuadra dentro del apartado de Intereses variables, prácticamente al final del apartado.

Vamos a analizar por partes la referida cláusula. Por tipo de interés debemos entender el porcentaje de interés que el banco nos cobrará por habernos “prestado” el dinero. El banco nos entrega una cantidad de dinero que debemos devolver en base a un número de cuotas y un interés. De ese interés es de donde el banco obtiene la mayor parte del beneficio por la operación. Por prestatario debemos entender a la persona a la que le conceden el préstamo, es decir, el consumidor. Por último, que el interés no será inferior al tres enteros, cincuenta centésimas por ciento nominal anual quiere decir que ese interés que el banco nos va a cobrar en cada cuota, no será nunca inferior al 3’50 % (en este caso).


Resumiendo, ¿qué es la cláusula suelo?  La cláusula suelo es una cláusula incorporada al contrato de préstamo de interés variable que actúa como límite mínimo al interés que podrá percibir el banco. El interés que perciba el banco nunca será inferior al estipulado en la cláusula suelo, aunque el interés o tipo de referencia sea inferior a ese límite. Por ello, nuestros Tribunales han establecido que, realmente, los contratos de préstamo que tienen incorporada esta cláusula no son a interés variable, sino contratos de préstamo con interés variable únicamente al alza, ya que nunca aplicarán un interés inferior al establecido en la cláusula suelo. La cláusula suelo actúa de barrera a favor de la entidad bancaria, asegurándose unos intereses mínimos con independencia del mercado y del valor real del índice de referencia.

Dicho esto, y aunque pueda parecer contradictorio, la cláusula suelo no es ilegal. Es una cláusula perfectamente válida. Lo que sancionan nuestros Tribunales y el Tribunal de Justicia de la Unión Europea no es la aplicación de dicha cláusula “per se”, sino que la misma fue incorporada faltando a un control de transparencia necesario por la trascendencia de la misma. Este punto es fundamental.

Nos hemos encontrado, años después, con la aplicación de una cláusula que pocos usuarios conocían de su existencia. Y no sólo es necesario saber que la cláusula suelo estaba en su contrato, sino que al consumidor se le hubiera explicado el funcionamiento de la misma mediante ejemplos o comparaciones.

Nuestros Tribunales, para estimar la nulidad de cláusula suelo, exigen que en la tramitación del préstamo la entidad bancaria incumpliera el deber de transparencia e información al usuario. La entidad bancaria, para una correcta actuación, debió:

– facilitar una oferta por escrito al cliente en la que se explicaran las distintas cláusulas del contrato,

compararlo con otros productos de la entidad para que el usuario pudiera elegir y,

– lo más importante, haber realizado alguna simulación de la aplicación de la cláusula suelo en caso de que el tipo de referencia aumentara o disminuyera su valor con el transcurso de los años.

Solo de esta forma los usuarios podrían haber tenido conocimiento real de la cláusula suelo y de su aplicación en el contrato de préstamo que iban a firmar.

Con esta breve explicación podemos tener una idea más clara sobre lo que es la cláusula suelo, su funcionamiento y localizarla en la escritura de préstamo.

blog-siganos-en-facebook